Skip to content Skip to footer

Juliana Góngora

Observadora del musgo entre los ladrillos y de los poderes minúsculos. Trabaja con materiales primitivos y orgánicos: tierra, leche, sal, hilos de araña, granos de arena, piedras, vidrio. Colecciona condiciones escultóricas: fuerza, sutileza, presionar, esperar, suspender, humedecer. Como artista incita a la consciencia material y afirma que como especie necesitamos empezar a describir más nuestras acciones diarias en vez de exponer nuestros discursos de poder

Le gusta estar pendiente de los procesos de transformación y ponerlos en tensión. Siente que la escultura es llevar la materia a la evidencia de que puede convertirse en su propio opuesto. La sal puede ser blanca, tosca y roer pero al mezclarse con agua se hace transparente y dúctil. El hilo de araña puede ser una estructura invisible y etérea pero a la vez fuerte y resistente. Los granos de arena pueden ser muy pequeños pero hacen parte de algo infinito. La piedras son testigo material de toda la fuerza humana, de toda su historia y sin embargo son un objeto mundano. Considera a la materia y la escultura un lenguaje transversal. El lente con el que ve el mundo, su forma de relacionarse y su forma de actuar. Siempre se cuestiona qué tan refinadas o pobres son sus acciones porque de eso va a depender su mundo material.

Obras